Todo sobre "contaminantes químicos"

Mala calidad del semen a través de la lactancia

En este mundo en la cual todo se obtiene, produce y se transforma de manera industrial, no podemos mostrarnos ajenos a la exposición de contaminantes. Estos, de distintas maneras llegan a nuestro organismo a lo largo de nuestras vidas y pueden causar problemas como es el caso de la mala calidad del semen originada después del nacimiento a través de la lactancia, contribuyendo negativamente a incrementar los casos de esterilidad masculina. Contaminación industrial Bajo un estudio a cargo de la Doctora Marisa López-Teijón, jefa de Reproducción Asistida del Instituto Marques se expone una realidad que debe tomarse en cuenta ya que involucra a la reproducción humana. Este estudio indica que la presencia de ciertos tóxicos, producto de la industrialización, son los responsables de una mala calidad del semen. Se los conoce como disruptores endocrinos o estrogénicos; sustancias químicas sintetizadas por el hombre en las últimas décadas de desarrollo industrial (industria, agricultura y en el hogar). La lactancia y la transmisión de madre a hijo Estos contaminantes se comportan como estrógenos en la mujer y se acumulan en los tejidos grasos. Y permanecen por décadas en el organismo. Cuando las mujeres dan de lactar, estos contaminantes son transmitidos a los hijos (pese a que durante la gestación también existe transmisión). En el caso de los niños estos contaminantes pueden causar que los testículos se desarrollen mal. Productos alimenticios Como parte de la industrialización, mucho de sus productos son alimenticios. Entre ellos algunas marcas de leche y algunos cereales han resultado...

La cafeína, el sedentarismo y los contaminantes químicos reducen las posibilidades de embarazo

Los factores ambientales también influyen en la fertilidad • La combinación de obesidad, tabaco y cafeína disminuye un 30% la probabilidad de tener un hijo. • La ingesta de cafeína entre las mujeres tiene un efecto profundo sobre la posibilidad de no conseguir un nacimiento vivo y sobre la edad gestacional del bebé. • Las trabajadoras por turnos pueden tener irregularidades menstruales, abortos y menor fecundabilidad. • Las mujeres obesas tienen casi el tripe de riesgo de infertilidad y de fracasar en los intentos de quedarse embarazadas. Los factores ambientales y el estilo de vida actual juegan un papel importante en la infertilidad, un problema que va en aumento. El sedentarismo, el consumo de cafeína y alcohol, la obesidad, los ritmos circadianos y algunos compuestos químicos presentes en insecticidas, cosméticos, envases alimentarios, biberones, juguetes, etcétera, son factores que han demostrado reducir de forma considerable la probabilidad de tener un hijo, según han puesto de manifiesto varios expertos durante la última jornada de III Congreso Internacional IVI sobre Reproducción Asistida. El doctor Edward V. Younglai, del Departamento de Obstetricia y Ginecología de la Universidad de McMaster de Hamilton, Ontario (Canadá), destaca en su ponencia la influencia de los contaminantes en la fertilidad. “Los denominados ‘compuestos perturbadores endocrinos’  (un grupo de productos químicos como los eftalatos, el bisfenol, el ‘DDT’, entre otros) pueden estar contribuyendo a resultados reproductivos adversos como infertilidad, aborto, parto prematuro, síndrome del ovario poliquístico, endometriosis y retardo en el crecimiento intrauterino en la población general”. En concreto,...